cepillado madera tecnica

Los cepillos conocidos como “de carpintero” o cepillos para madera son herramientas imprescindibles para quienes se dedican al arte de darle forma a este material y de suavizarlo al tacto. Estos elementos son utilizados principalmente para crear superficies suaves y alizar listones uniformes a partir de la madera, quitando además cualquier punto elevado que pudiera molestar.
Existen dos maneras de llevar adelante el proceso de cepillado de la madera: anteriormente solo podía realizarse a mano, pero hoy en día contamos con tecnología y maquinas eléctricas que permiten una mayor rapidez y eficiencia en el trabajo de la madera. En el artículo de hoy les contamos todo lo que hay que saber sobre el cepillado en el trabajo de carpintería y cuál es la forma eficiente de hacerlo.

La forma correcta de cepillar la madera

Lo primero que se debe contemplar cuando se busca realizar un proceso de cepillado sobre la madera tiene que ver con poder identificar cómo se disponen las fibras de la estructura que queremos trabajar para así saber su inclinación y en qué dirección realizaremos el cepillado en cuestión.
La importancia de cepillar la madera en la dirección correcta se vincula con tratar de lograr el mejor resultado posible, ya que pasando el filo de la cuchilla siguiendo la inclinación de las fibras evitaremos desgarros y roturas en la madera asegurándonos un buen resultado final. ¿Cómo se identifica la dirección de las fibras y la inclinación que utilizaremos para nuestro cepillado? Veamos algunos puntos:

  • Si hemos conseguido madera totalmente en bruto y recién salida del aserradero, entonces no será muy difícil identificar en qué sentido van las fibras y hacia donde tendremos que realizar el cepillado: con solo pasar la mano sobre el material notaremos cómo están formadas y en qué posición están las fibras notando que en cierto sentido la madera se siente más abrupta y hasta notaremos que nos pinchan las pequeñas astillas de la misma.

 

  • En caso de que no podamos notar al simple tacto hacia donde apuntan las fibras y cuál es la dirección correcta de nuestro cepillado, podemos hacernos con una lupa de aumento que nos dará un panorama claro de cómo está formado el material: notaremos las asperezas de la madera, y como se imaginarán al momento de comenzar a trabajarla cepillaremos en el sentido de ellas y no en contra.

 

  • Una vez definida la dirección del cepillado solo nos queda comenzar con el proceso: por lo general ya sea con cepillos eléctricos o de forma manual, el sistema suele ser bastante similar en ambos casos. Como primer paso, fijaremos la pieza que queremos manipular y luego la limpiaremos muy bien asegurándonos de que no tenga polvo ni ningún rastro de absolutamente nada que pueda dañar la madera. Finalmente, nos queda regular el cepillo y comenzar con el proceso hasta terminarlo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR