muebles con especificaciones discapacitados

Nuestras viviendas y el mobiliario que se encuentra dentro de ellas pueden presentar complicaciones y obstáculos para las personas con algún tipo de discapacidad, lo que hace que en algunos casos se vuelva trascendental adaptar los muebles pensando en las necesidades de estos sujetos y en su circulación libre y cómoda por el lugar.

Promover la autonomía de una persona que sufre algún tipo de discapacidad física es importante para que pueda vivir cómoda y sentirse a gusto en su hogar, por lo que en el artículo de hoy les contamos cuales son las modificaciones más frecuentes y fundamentales que se deben hacer para generar un entorno propicio y adaptado para quien lo necesita.

Adaptando el hogar para personas con discapacidad

Lo primero que se debe tener en cuenta cuando de adaptar la vivienda se trata tiene que ver con la posibilidad de trasladarse libremente y sin problemas con la silla de ruedas: para eso, las aberturas y los pasillos del lugar tendrán que contar con una amplitud de al menos 84 centímetros. Veamos un poco más sobre esto:

Espacios que podemos adaptar

  • Tecnología. A la hora de escoger muebles y utilidades para la vivienda lo mejor será siempre utilizar recursos tecnológicos que le permitan a la persona acceder a ellas más fácilmente. Por ejemplo, los teléfonos inalámbricos o los mandos a distancia para manejar dispositivos son dos objetos que no podrán faltar.
  • Muebles inestables. Se deben eliminar del hogar todo aquel mobiliario que no ofrezca la estabilidad necesaria, incluso todas aquellas superficies que cuenten con ruedas deberán ser evitadas. Además se deberán proteger las esquinas de los muebles para que no sean punzantes y lastimen al sujeto al pasar.
  • Sofás y sillas. Este punto es muy importante, y para adaptar estos elementos para que sean aptos y cómodos para personas con discapacidad tenemos que garantizar que cuenten una altura recomendada que no supere los 45 centímetros. Es imprescindible que cuenten con apoyabrazos y buenos respaldos, poco hundimiento y que además tengan un asiento firme.
  • El baño. Se deben instalar barandas y barras de apoyo tanto en las duchas como en las bañeras para que la movilidad no se vea reducida y la persona pueda desplazarse ayudándose con los brazos.
  • La cocina. En estos casos, la distribución del mobiliario de cocina tendrá que hacerse en forma de U o de L para que la persona cuente con varios puntos donde apoyarse a lo largo de la estancia.
  • Camas especiales. Al momento de adaptar el dormitorio, siempre es mejor utilizar camas articuladas. Por otro lado, las mesas de luz que se encuentren cercanas a la cama deberán tener asas y no pomos.
  • Muebles ajustables. Para los hogares en donde conviven personas con y sin discapacidad la opción son muebles ajustables que permiten cambiar de altura y que son muy útiles para permitir que quienes se encuentran limitados puedan disfrutar de las funciones del hogar de la misma manera que el resto.  Otra opción más personalizada es encargar muebles a medida con la altura necesaria y aquellas características que necesitemos.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR